Café L’ Provenza en Aires de Plaza Vespucio

Ya he comentado que me encanta el café, por lo mismo me gusta probarlo en distintos locales y situaciones, y aunque prefiero los locales pequeños y acogedores para tener un momento de relajo y disfrute, tampoco me hago problema si ando en el mall y me dan ganas de tomar café, busco uno que me tinque y paso.

Así fue como llegué a conocer el Café L’ Provenza que está ubicado en el espacio Aires del mall Plaza Vespucio. La verdad es que el lugar sobresale por la estética media vintage (que palabra más manoseada ultimamente), con bastantes detalles bien delicados y femeninos, desde las sillas, los floreritos y los individuales que son de papel pero simulan esos super antiguos bordados por nuestras abuelas, creo que para estar en un mall le han puesto harto empeño para hacerlo un lugar agradable, casi una burbuja dentro de tanto ajetreo.

Respecto al café usan el Musetti, que por lo menos a mí me gusta, por ejemplo el de la foto es un cortado perfecto a mi gusto ya que no estaba ni tan cargado a la leche ni tampoco amargo, la espuma suficiente y además con dibujitos (que me encantan). En esa ocasión pedí macarons, pero me dijeron que aunque salían en la carta en ese local no los traían, así que como alternativa pedí una porción de merengues (que no me gustaron mucho) y también aproveché de probar el agua Lorina de pink limonade, muy rica y refrescante (es gasificada y suavemente saborizada).

Respecto a los macarons mandé un mail al contacto y me respondieron al otro día de que en un par de semanas llevarían macarons al local, así que cuando me dé una vuelta por ahí los probaré de todas maneras.

Tienen dos locales, el que está en Aires y otro más en Sánchez Fontecilla #12030, Peñalolén

Pueden ver la página web acá.

Crema Celluli-Choc de Biotherm

En general me gustan mucho las cremas para el cuerpo Biotherm, he probado varias, pero lamentablemente ésta no quedó dentro de mis favoritas, lo que no quiere decir que sea mala.

Quizás mi error fue tener muchas expectativas, las cuales no se cumplieron, todo esto después de probar la Body Resculpt Svelt que era “espectacular”, pero que al parecer está descontinuada.

Bueno, la Celluli-Choc prometía eliminar retención de líquido, de grasa de las células adiposas y mejorar el aspecto acolchado de la piel, con efecto reafirmante, dejar la piel suave y sedosa (alguien sabe qué significa sedosa aparte de la alusión obvia a la seda, definición muy cursi para mi gusto), entre otros beneficios.

Entre los aspectos positivos que comprobé, efectivamente la piel queda suave, se siente un efecto reafirmante y mejora el aspecto de la piel, pero tampoco esperen un “milagro”, osea creo que respecto a los efectos la pondría casi al nivel de la Vichy que comenté antes.

Quizás lo que me gustó más que la Vichy es la textura gel que no es nada pegajosa, se absorve muy rápido y no mancha la ropa. El aroma es suave y agradable, medio cítrico (nada que ver con chocolate o cacao como podríamos pensar).

Ésta crema la compré en strawberrynet, pero estaba en oferta un estuche que traía un gel de baño más un guante como a $18.000, ahora el mismo estuche está a $27.000, pero creo que por ese precio mejor me arriesgaría a probar la Celluli Laser.

Esos extraños labiales tipo lápiz scripto

 

Cuando chica amaba los lápices scripto (todavía se llaman así??), pero tenía estrictamente prohibido echármelos a la boca porque supongo que en ese tiempo eran tóxicos y además manchaban y costaba un mundo sacar la tinta.

Bueno, estos labiales son bien parecidos y no sé si es solo por la sensación prohibitiva de mi niñez o porque realmente son malos es que no me gustan. Bueno, malos-malos no son dependiendo de lo que se quiere lograr:

– Si quieres un color permanente que no se salga con el primer contacto con otra superficie ésta puede ser una alternativa.

– Si quieres color más humectación entonces no es una buena opción ya que reseca mucho los labios, y si uno aplica ya sea antes el color no toma y si es despúes el color se sale.

Yo he probado solamente éstas dos marcas y definitivamente el producto en sí no me convence, así que creo que no seguiré probando.

El Maybelline tiene un rico olor a frambuesa y una excelente fijación, el color que compré es más intenso de lo que se ve en la foto, es lindo como para un look de alto impacto, no para el día a día creo (por lo menos para mí), pero me resecaba en extremo los labios.

Los Bourjois no me resecaban tanto los labios, el color rosado de la foto daba un color como rosado saludable natural a los labios, pero no duraba mucho, había que volver a retocar si por ejemplo tomaba o comía algo. El naranjo de la foto no me gustó nada yo esperaba algo mas cafecito pero es super naranjo y por lo menos con mi color de piel no se ve bien. Ah, y el aroma que tienen es como a lápiz scripto, osea ni siquiera invirtieron en acerlo un poquito más apetecible.

Y bueno si para ustedes la hidratación es tan importante como para mí definitivamente no se los recomiendo.

Pero si quieren probarlos igual los precios aprox. eran de $5.000 los Bourjois y $3.000 el Maybelline.

Cremas de manos Natura Castaña v/s Cacao

Sí, también tengo muy seca la piel de las manos, eso sumado a mi manía de lavarme las manos mil veces en el día hace que las tenga muy muy secas.

Además  no soporto la sensación de tener la piel de las manos seca, tirante, áspera, con polvo, con migas, aceitosas y un largo etc. por lo que DEBO aplicarme crema cada vez que me lavo las manos o cada vez que las siento secas.

Por todo lo que describí soy bien mañosa para elegir crema de manos porque me debe hidratar, pero debe ser de rápida absorción, no dejar las manos aceitosas y sobretodo al lavarlas no sentir esa especie de aceite que se sale con el agua (cosa que pasa con muchas cremas), y ojalá no sea carísima porque como ocupo a cada rato me gastaría un dineral.

Dentro de mis actuales cremas favoritas que cumplen con casi todos mis requisitos están las Natura de castaña y de cacao.

La primera que probé fué la de castaña y me enamoré enseguida; textura suave, no densa ni pegajosa, no deja aceitosas las manos, osea puedo escribir en el notebook sin dejar las letras marcadas, con eso les digo todo, pero además las siento humectadas y flexibles, no se sale con el agua y tiene un aroma exquisito.

Ante tanta maravilla me anime a comprar la de cacao pensando que sería lo mismo, pero me equivoqué, ya que aunque son muy parecidas ésta es un poco más aceitosa y sí se sale al lavarse las manos, además el aroma que tiene personalmente, no  me gusta, huele como a las barritas de mantequilla de cacao pero mil veces más intenso (ojo que el aroma del cacao no tiene nada que ver con el del chocolate), por lo mismo ésta la dejé para aplicarla solamente cuando me acuesto a dormir y no la volveré a comprar.

Creo que el único pero que le veo a éstas cremas es su packaging principal (esa especie de tubo metálico como de pasta de dientes antigua) lo encuentro tan poco cómodo y funcional ya cuando queda poco producto cuasta mucho exprimir el envase para que salga todo y por lo menos siempre que acabo un tubo me quedo con la sensación de que lo boto con algo adentro.

Éstas cremas Natura cuastan $5.400 c/u y se compran por catálogo a tu consultora Natura.

Café “Había una vez” y sus galletas de canela

Buscando los famosos y tan de moda macarons, fue como llegué a la página web del café Había una vez que está en providencia.

El local está a la salida sur-poniente del metro Pedro de Valdivia y a pesar de haber pasado mil veces antes por ahí no lo había visto (y me dijeron que están como hace 4 meses).

Mi idea original era pasar a tomarme un café y servirme un macarons para hacer hora entre trámites, pero debo decir que cuando llegué al local me decepcionó un poco y no me dieron ganas de quedarme ahí tomando café, osea, no me malentiendan, el local no tiene nada de malo, es limpio, amplio, huele exquisito y las vendedoras son amables, pero el lugar no tiene mesitas sino que una barra larga, alta y mirando hacia afuera lo cual no lo hace nada acogedor y menos para hacer hora, eso me dió mucha lata.

Lo que sí me gustó son las vitrinas donde exhiben los pasteles, sandwiches, queques, panes, etc., pero creo que por lo menos a las preparaciones que tienen nombres extraños o no son tan conocidos para el resto de los mortales como yo sería bueno poner en el mismo cartelito donde va el nombre y  precio, en letra más pequeña una referencia de los ingredientes que lleva.

Bueno, finalmente me compré 2 macarons, 1 paquete de galletas de canela y 1 daqucoise, cual de todas las cosas más exquisitas (lamentablemente me olvidé de tomar fotos a macarons y daqucoise).

Los macarones no los había probado antes así que no tengo parámetro de comparación, pero los encontré muy ricos, compré uno de arándano (morado) y otro de frutilla (fuccia), muy ricos, se sentía el sabor a almendra, la textura era muy suave y el relleno en su punto exacto, estos costaban $600 c/u, la verdad es que para el precio los encontré bastante pequeños (como 4 cms de diámetro), pero como quería salir del empacho los compré igual.

El daqucoise es un merengue horneado, firme por fuera, humedo por dentro, relleno con crema al cafe y praline de almendra (textual de página web), bien rico, pero me quedo con los macarons, me costó $600.

Y las galletas de canela fueron las que cautivaron mi atención ya que nunca había probado algo parecido, tienen una textura super extraña media harinosa super parecida a la de las castañas, incluso el sabor muy similar, es raro como para ser una “galleta”, pero a mí que me gustan mucho las castañas me gustaron estas galletas. Vienen cubiertas de sésamo y de canela, en el paquete vienen 12 y me costó $1.300.

Ahora espero poder concretar pronto mi visita al local de Patronato, que por lo que se ve en la página web es más acogedor que el de providencia.

Pueden verlo aquí.

Burt’s Bees Body Lotion Milk & Honey

 

Desde que recuerdo tengo que usar crema en todo el cuerpo porque mi piel es bien seca, y me carga la sensación de sequedad o tirantez, por lo que en mi “ritual diario de belleza” apenas salgo de la ducha me encremo entera, por lo mismo siempre busco cremas bien hidratantes.

En esa búsqueda encontré ésta crema y por lo que me explicó la promotora: que era super hidratante, de leche y miel, con ingredientes naturales, etc., me convenció y la compré.

Y bueno, es cierto, es super hidratante, pero cada vez que la uso me produce como sentimientos encontrados; por un lado me hidrata harto por muchas horas (el envase promete 24 hrs y creo que debe ser cierto), así que por ese lado nada que decir, muy conforme, peeeero, no me gusta que demora mucho en absorverse y es muy espesa, por lo que hay que esperar un rato para vestirse. Y el otro pero es en cuanto al aroma, lo encuentro un poco fuerte cuando recién la aplico, aunque después de unas horas se siente un aroma suavecito a miel bien agradable.

La verdad no sé si me la volvería a comprar, yo creo que solo si me la regalan la acepto encantada.

La compré en un corner de Burt’s Bees de Falabella y venía en un set promocional que me costó $14.990 que además traía un brillo y una crema de cutículas, creo que sola cuesta $8.990 y trae 170 g.

Crema Cellu Destock de Vichy

 

Lamentablemente el hecho de ser mujer trae casi de manera intrínseca el que tarde o temprano nos salga celulitis en alguna etapa de nuestras vidas, sobretodo cuando se lleva una vida mas bien sedentaria. Obvio que existen excepciones, pero creo que son pocas las afortunadas.

Por suerte existen tratamientos que nos ayudan a disimular o disminuir los efectos de la fea celulitis, desde guantes, masajes, cremas a tratamientos mucho más sofisticados y caros que realizan centros especializados.

Bueno yo partí con una crema, algo es algo, y reconozco que después de unas cuantas semanas de uso constante la crema cumple, la piel se ve más pareja y firme, claro que hay que ser constante y tratar de cambiar el estilo de vida por uno más saludable, comer sano, hacer deporte y blablabla….

Pero para alguien como yo que con suerte le alcanza el tiempo para echarse crema en la mañana algo sirve esta cremita, incluso cuando yo la compré venía con una especie de masajeador que se supone que hay que usar después del baño y antes de la crema para mejores resultados. Para ser sincera, yo lo usé solo las primeras semanas, despúes ya me daba lata, ahora solo cumplo religiosamente con usar la crema diariamente pero estoy conforme con el resultado.

La crema es de 200 ml, la textura es como un gel espeso, pero se absorve rápido, tiene un aroma suave que no molesta, cuesta alrededor de $25.000 y la venden en casi todas las farmacias.