Beeswax hand crema de almendras Burt’s Bees

Pensé que ésta crema sería digna de reemplazar a mi favorita del momento; la crema de castañas de natura, pero, me equivoqué.

Asumo mi culpa al haberla probado antes de comprarla, pero no sé porqué la compré igual pensando que en mi casa mejoraría la experiencia jeje, bueno, tampoco quiero ser malagradecida con ésta cremita porque me ha ayudado mucho en esas ocasiones en que las manos están ultra resecas, y piden a gritos hidratación extra, y la crema la otorga.

Lo que no me gustó de la crema es que es muy demasiado cremosa/aceitosa/grasosa, como ejemplo; si me la echo en el baño con la puerta cerrada debo esperar unos minutos que se absorva un poco para poder abrir la puerta porque si no se me resbala la manilla, por lo que ahora me la plico solo en las noches, con la puerta abierta y solo cuando tengo las manos muy muy secas, la consistencia es super espesa.  Su olor es rico, un poco fuerte al comienzo, pero después se suaviza. Creo que lo que más me gusta de la crema es el formato en el que viene, un simple frasquito de vidrio pero que te asegura aprovechar hasta el último gramo de producto (pero no me gusta la vaca que sale en la tapa).

El frasco de crema en precio normal es de $8.990 en las tiendas falabella.

Cremas de manos Natura Castaña v/s Cacao

Sí, también tengo muy seca la piel de las manos, eso sumado a mi manía de lavarme las manos mil veces en el día hace que las tenga muy muy secas.

Además  no soporto la sensación de tener la piel de las manos seca, tirante, áspera, con polvo, con migas, aceitosas y un largo etc. por lo que DEBO aplicarme crema cada vez que me lavo las manos o cada vez que las siento secas.

Por todo lo que describí soy bien mañosa para elegir crema de manos porque me debe hidratar, pero debe ser de rápida absorción, no dejar las manos aceitosas y sobretodo al lavarlas no sentir esa especie de aceite que se sale con el agua (cosa que pasa con muchas cremas), y ojalá no sea carísima porque como ocupo a cada rato me gastaría un dineral.

Dentro de mis actuales cremas favoritas que cumplen con casi todos mis requisitos están las Natura de castaña y de cacao.

La primera que probé fué la de castaña y me enamoré enseguida; textura suave, no densa ni pegajosa, no deja aceitosas las manos, osea puedo escribir en el notebook sin dejar las letras marcadas, con eso les digo todo, pero además las siento humectadas y flexibles, no se sale con el agua y tiene un aroma exquisito.

Ante tanta maravilla me anime a comprar la de cacao pensando que sería lo mismo, pero me equivoqué, ya que aunque son muy parecidas ésta es un poco más aceitosa y sí se sale al lavarse las manos, además el aroma que tiene personalmente, no  me gusta, huele como a las barritas de mantequilla de cacao pero mil veces más intenso (ojo que el aroma del cacao no tiene nada que ver con el del chocolate), por lo mismo ésta la dejé para aplicarla solamente cuando me acuesto a dormir y no la volveré a comprar.

Creo que el único pero que le veo a éstas cremas es su packaging principal (esa especie de tubo metálico como de pasta de dientes antigua) lo encuentro tan poco cómodo y funcional ya cuando queda poco producto cuasta mucho exprimir el envase para que salga todo y por lo menos siempre que acabo un tubo me quedo con la sensación de que lo boto con algo adentro.

Éstas cremas Natura cuastan $5.400 c/u y se compran por catálogo a tu consultora Natura.